Videos Ateneo de Medellín

Loading...

jueves, 17 de junio de 2010

TERTULIA CON EL GRUPO CONTRAELVIENTO

El Miércoles 16 de Junio, se realizó una Tertulia y Encuentro de Bienvenida al Grupo Contraelviento a la Ciudad de Medellín. El Conversatorio fue moderado por el Director y Dramaturgo Alberto Sierra Mejía, quien tuvo como invitados en la mesa principakl al Maestro Patricio Vallejo Aristizábal Director y Dramaturgo del Grupo Contraelviento y a la Actriz Verònica Falconi. Los asistentes disfrutaron de una noche de Encuentro, Conversación y Fraternidad que construye lazos del Teatro Latinoamericano. Gracias a quines comparten con todos nosotros estos espacios. Los Esperamos en la Temporada.
























































































































DESDE ECUADOR PARA MEDELLIN...CONTRAELVIENTO

EL GRUPO CONTRAELVIENTO DEL ECUADOR, VISITA A MEDELLIN CON SU OBRA LA FLOR DE LA CHUKIRAWA. En Temporada en el Ateneo Porfirio Barba Jacob del 17 al 19 de Junio de 2010. En una esfuerzo conjunto del Grupo, Un Tal Joel Sànchez...ahí y el Ateneo.
Gracias a Todos los Espectadores que nos vienen acompañando en esta apuesta por hacer un Teatro de Pensamiento que provoque reflexión y contruya mejores ciudadanos.
A Patricio Vallejo, Verònica, Andrea, Fernando, Jorge y Mariano, Gracias por compartirnos su propuesta artística y de vida. Un abrazo y esta siempre será su casa.











































































































































































domingo, 13 de junio de 2010

LA FLOR DE LA CHUKIRAWA O LA CAPACIDAD DE VENCER AL DOLOR Y A LA MUERTE

LA FLOR DE LA CHUKIRAWA O LA CAPACIDAD DE VENCER AL DOLOR Y A LA MUERTE
Ernesto Ráez
Perú

En los tonos mayores de la teatralidad Contraelviento invitó al silencio reflexivo instaurando el mito sobre el escenario. La flor de la Chukirawa, cuento de Patricio Vallejo Aristizábal, director del grupo, adquiere dimensiones telúricas en la inolvidable interpretación de su personaje central. No estamos ante un teatro andino superficial, ni exótico, sino ante la asunción de lo andino desde el fondo de sí mismo. Los personajes se nos ofrecen así en una dimensión arquetípica y no es posible imaginarlos fuera del mágico espacio escénico que es trabajado como un megáfono desde el cual la palabra llega, como pensamientos lanzados a los espectadores para que ellos integren en su imaginación las consecuencias de la alternancia verbal, a la que ya no podemos llamar diálogo. En las puestas de este inteligente y sensible director ecuatoriano no nos podemos detener en las fórmulas apreciativas del arte teatral, debemos dejarnos llevar por sus intuiciones que llevando a sus máximas consecuencias los convencionalismos del teatro, instala el suceso escénico en los planos del mito o del sueño, en el que la tierra puede ser poblada por ángeles, en una alternancia conceptual en que no hay límites entre la vida y la muerte. Si es cierto que todos poseemos un inconciente colectivo, es el inconciente colectivo al que responden las imágenes escénicas que hablan una vez más de la fuerza del pueblo para vencer al dolor y a la muerte y elevarse por encima de la acción desintegradora y degradante de la guerra.
Comentario puntual merece la actuación de Verónica Falconí que demuestra hasta donde puede llegar una actriz que rigurosamente sondea en el fondo de sí misma y en su pasado ancestral para encontrar formas de ser que en el escenario se concretan plásticamente cargadas de sinceridad. Las palabras dichas en entonación no cotidiana, con una voz enérgica y envolvente. El manejo de los elementos de utilería que se unifican con su sentir en una manipulación casi mágica, los aspectos agógicos y dinámicos de la danza reclamados a la memoria corporal, el control permanente que, sin embargo, puede imponerse sin forzamientos, hacen del arte de esta extraordinaria actriz ecuatoriana un canto de amor a su tierra natal y nos hace sentir a Ecuador como un gran pueblo. La propiedad con que la secundan Sara Zambrano y Nelson Morillo ofrece una lectura generacional de continuidad artística garantizada.
Que la propuesta, a pesar de su raigambre local tiene dimensiones universales lo demostró la confesión de Jimmy Noriega, crítico de la Cornell University, al que lo conmovió la situación central porque la asoció con la situación de los jóvenes norteamericanos que van a la guerra. Pero estas son lecturas adicionales de las muchas que podrían hacerse del trabajo artístico de Contraelviento. Casi veinte años desafiando las formas establecidas, escuchando los ecos de su pueblo resonando en su alma de artistas, comenzamos a percibir lo que posiblemente al principio les debió parecer una propuesta difícil de alcanzar, pero no imposible: desechar el mínimo asomo de histrionismo para que aflorase la actuación esencial que sólo los grandes del teatro alcanzan y que permiten a este breve comentario ser la prolongación del aplauso gratificante y agradecido del público.
Lima, mayo 2009

LA VIDA HECHA POESÍA O LA FLOR DE LA CHUKIRAWA

LA VIDA HECHA POESÍA O LA FLOR DE LA CHUKIRAWA
Hernando Parra
Colombia

¿Qué se puede decir de una obra como La Flor de la Chukirawa? ¿En qué estriba su encanto? ¿Por qué vuelven a mi memoria una mezcla sutil de olores, colores, gestos, sonidos y texturas de un espectáculo que tan solo vi una vez? Hoy en pleno siglo XXI ¿aún es posible hablar desde el teatro acerca de la realidad Latinoamericana sin caer en recursos y estéticas desgastadas y anquilosadas?
Estas son algunas preguntas que me acechan cada vez que vuelvo a recordar la pieza montada por el grupo ecuatoriano Contraelviento Teatro; pues apelando a una historia no lineal, a unos cuantos diálogos, a un espacio minimalista y a un tratamiento del tiempo donde se dan constantes saltos del presente al pasado, La Flor de la Chukirawa es un arrollador ataque a los sentidos que se impone sin tregua alguna ante el espectador. Un devaneo de imágenes perturbadoras, desafiantes, pero a la vez exquisitamente auténticas y conmovedoras.
En la pieza dirigida por Patricio Vallejo la migración es el tema central. Un joven latinoamericano decide emigrar a los Estados Unidos creyendo, ingenuamente, que es la única alternativa para huir del hambre y la miseria. Allá se enrola en el ejército norteamericano buscando un mejor futuro, pero -infortunadamente- muere en la guerra contra Irak.
La obra tiene como punto de partida una entrevista realizada por una periodista de televisión a una madre campesina acerca de la muerte de su hijo. Un recurso narrativo efectivo para el propósito general de la pieza, ya que logra hablarnos al oído de la tragedia andina de quienes viven en el ostracismo y -sin dejarse llevar por efectismos ni grandilocuencias, ni mucho menos por posturas ideologizantes- nos adentra en una atmósfera de intimidad y secreto.
Cada uno de los personajes se pronuncia entonces desde el discurso que le dicta su sensibilidad, sus emociones, sus pulsiones. Muestra de ello es la madre desgarrada por la pérdida de su hijo, pero, a su vez, digna y altiva ante la desgracia y la pobreza; la ambición, ligereza y veleidad de la reportera que nos muestra la frialdad e irresponsabilidad de los medios de comunicación frente a la miseria humana; los sueños, las esperanzas y las frustraciones del inmigrante latinoamericano; rasgos que definitivamente logran dibujar la intimidad de unos seres grises y anodinos y que suscitan en el espectador una multiplicidad de estados anímicos tales como el dolor, la vergüenza, la desesperación.
Reacciones emocionales que sin duda son consecuencia de excelentes interpretaciones y que podríamos afirmar que se caracterizan por su condensación energética, por su economía en recursos teatrales, por su precisión física y que son, ante todo, el testimonio de una exploración rigurosa de la técnica de las acciones físicas .
Una exploración que tiene como fuente la trasgresión física y espiritual de los actuantes y que necesita, indiscutiblemente, de un espectador atento y presto a sorprenderse, de un público curioso e inquisitivo capaz de componer su propio espectáculo en su imaginación y que, además, esté dispuesto -no sólo a acceder a la comprensión de un espectáculo teatral a partir del intelecto o la racionalidad- sino que pueda asimilar e interiorizar los contenidos propuestos por el director por medio de estímulos visuales y auditivos; pues ya no se trata de interpretar a un autor según los cánones del “viejo teatro político”, por el contrario, se trata de poner en escena algo que surge del actor mismo: Latinoamérica vista a través de una nueva generación de teatristas que se niegan a que sus espectáculos sean, por un lado, entretenimiento frívolo y evasivo y, por otro, el lugar donde se sustentan tesis, se apuntalan tratados o se verifican las juiciosas conclusiones de un teórico teatral.
La Flor de la Chukirawa es, en síntesis, un espectáculo para volver al teatro, un espectáculo que -al mejor estilo de Brecht- convierte la tragedia de sus anónimos héroes en un alucinante poema épico de los andes y que logra, sin ningún reparo, enfrentarnos con ironía y humor a nuestra propia realidad.
Esto fue lo que viví hace un par de meses en una fría noche bogotana de diciembre. Lo demás fue dejarse maravillar por el poder comunicativo del espectáculo y la humildad de sus realizadores.
Bogotá, marzo de 2009.

TEMPORADA TEATRAL INTERNACIONAL

Dede el Ecuador, El Grupo CONTRAELVIENTO visita el Ateneo Porfirio Barba Jacob.
Miércoles 16: Tertulia y Encuentro con el Grupo. Hora: 7:30 p.m. Entrada Libre.
Jueves 17, Viernes 18 y Sábado 19: Temporada de La Obra LA FLOR DE CHUKIRAWA . Dirección y Dramaturgia: Patricio Vallejo. Hora: 7:30 p.m.
Informes y compra de boletería: 216 07 08 ateneodemedellin@gmail.com
Los Esperamos.

Festival de Cuenteros en Ateneo

FESTIVAL DE CUENTEROS EN EL ATENEO:
Del 9 al 13 de Junio de 2010, se realizó el Festival de Cuenteros Ciudad de Medellín organizado por VIVAPALABRA en las instalaciones del Teatro Ateneo Porfirio Barba Jacob.
Gracias a Vivapalabra, a los Cuenteros participantes y a nuestros queridos ESPECTADORES que acompañaron este evento. Les compartimos algunas imágenes